lunes, 22 de noviembre de 2010

Dominador-dominado (autor desconocido)

El barómetro está fijado por un mecanismo muy simple, cada comunidad se cree (uno se pregunta porqué) superior a la otra.
Legitimada por Dios, o por la historia, o por su color, o por el tamaño de su imperio, o su superioridad tecnológica, o social…. Somos muy creativos cuando se trata de justificar la propia superioridad…

No consideramos a los otros como « seres humanos ».
Miren sino a los esclavos africanos, se decía que eran más que animales, sin alma...  entonces ¿para qué preocuparse por un animal ?
Y todavía encontramos gente que dice « son peores que los animales, se reproducen como conejos » rebajando al otro a un estado menos que  « humano », civilizado o evolucionado, legitimando así nuestros actos y los actos geopolíticos.

Pero al mismo tiempo es lógico, el humano es un animal de manada, básicamente agresivo. Hemos transformado el término manada en “sociable”… esto tiene un aspecto menos agresivo, de hipócritas que somos, superiores en todo al animal (me da risa). Quien dice manada dice un dominador y otros dominados, y quien dice manada dice territorio…
Es decir, un bruto más fuerte o más carismático que los otros que domina una masa de individuos que obedecen. Y el resultado es evidente.

Este sistema asocia la agresividad natural del ser humano (que sobre todo ladra en lugar de hablar en este momento) a la necesidad de conquista del territorio, el permanente deseo de posesión del hombre y el resultado es nuestra sociedad: Ovejas estúpidas dirigidas por leones insaciables.

La oveja tiene miedo del exterior, tiene miedo de las otras ovejas, tiene miedo de su león, entonces va donde él les dice, se acostumbra, y cuando mira a las otras ovejas de la otra manada, se dice que no está tan mal… sin darse cuenta de que es exactamente lo que piensan de él las otras ovejas.

Y mientras tanto el león come no sólo lo que las ovejas producen, sino también a las ovejas. Y cuando él se da cuenta de que la otra manada tiene un súper campo, les dice “queridas ovejas ¿tienen hambre? Y bueno, vean, es porque las ovejas negras de al lado se comen la lana que ustedes producen. Tenemos que atacarlas rápido antes que ellas lo hagan”.

Dividen a las ovejas que están todas en la misma situación para aportar beneficios a un individuo… gracias Maquiavelo, dividir para reinar mejor… el humano animal de “conciencia,” necesita un hecho que justifique el acto para acallar su conciencia.
Y allí está, al alcance de su mano: el miedo, la crisis ecológica, la barbarie de otro pueblo, el nombre de la libertad… una vez más tenemos una gran imaginación y un pequeño cerebro.

Nuestros jefes, que saben perfectamente que somos animales de manada, apelan a los instintos primarios guardados en nuestro inconsciente: la desconfianza, el miedo, el temor de la escasez, la obediencia bajo amenaza, el sentido de la jerarquía, (que inculcamos como valor OBLIGATORIO a nuestros hijos: obedece a la maestra porque es la maestra… obedece al profe porque si no es la anarquía.

Estamos en un grupo, hay que obedecer, etc. Whau, qué explicación!!! Y si la maestra dice “tirense por la ventana con una pluma en el c… ¿también tenemos que hacerlo todos? Es el sentido innato de la sumisión.

Y los insumisos en las manadas o bien son eliminados o bien son expulsados de la misma y dejados sin medios de subsistencia… por toda la manada!!! Ninguna diferencia con nuestra sociedad…

En caso de hambruna o presunción de hambruna, los animales de las manadas van sistemáticamente a asaltar a las otras manadas de los alrededores…
Salvo que entre los animales no hay manipulación de masa… entre nosotros si… y como está en nuestro genoma el de pertenecer a un sistema dominador-dominados-obediencia…

Y bueno... escuchamos el discurso que planea sobre nuestros miedos, obedecemos y hacemos marchar el sistema… dejándonos empujar por esos miedos primitivos, que seamos “por” o “anti”, hacemos funcionar los instintos primarios: ignorancia, miedo, angustia, cólera, etc.

Nuestra sociedad está construida así, sobre la manipulación de un opresor sobre los oprimidos.
Pregunten a la gente… les responderán por lo menos en el 90% de los casos que es imposible tener una sociedad “evolucionada” sin jefe, sin jerarquías y sin dirigentes, pero que  “estaría bueno tener jefes más tranquilos, más serios, menos corruptos, más comprensivos”…

Los animales de manada no actúan de otra manera… salvo que ellos no votan, destruyen al jefe que abusa…
Es demasiado hablar… nos da demasiado miedo la idea de no estar dominados, de no tener que obedecer a alguien que se ocupe por nosotros de los problemas y necesidades de la vida y de nuestra sacro santa sociedad evolucionada.

Como decía Einstein: el hombre tendrá el destino que merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario